ODA A LOS ABUELOS

 

 

“Un niño necesita un abuelo, el de cualquiera, para crecer un poco más seguro en un mundo poco familiar.”  Charles y Ann Morse.

1

My Little Cherokee como toda niña o niño tiene cuatro abuelos pero en su caso tiene tres en la tierra y una en nuestro maravilloso cielo que la observa, disfruta y cuida constantemente desde más allá de las nubes y de los planetas, cuyo amor es infinito y Guille tiene ese amor y sus recuerdos para que nuestra monita la conozca y quiera.

The Cranberries – Ode to my family

Cuando nos mudamos a Estados Unidos yo estaba embarazada de cuatro meses y mi mayor dolor fue el no poder estar cerca de mis padres quienes meses después con su nacimiento se convertirían en abuelos primerizos, sin olvidar a mi suegro quien sería abuelo por segunda vez y no podría conocerla desde el primer día de su existencia.

2

Desde luego emigrar es una experiencia muy dura, dejas atrás todo, tu corazón se apaga y aquel álbum completo se desintegra, construyes con tu pareja un álbum nuevo sin estar presente tu familia en el día a día y da igual que puedas permitirte el lujo de viajar cada dos por tres, la distancia rompe la posibilidad de improvisar planes cara a cara. Cuando emigras no te queda otra que tirar de las tecnologías y ¡menos mal! No quiero imaginar antiguamente, en la época actual la comunicación es constante y eso palia la pena bastante.

En mi caso me costó aceptar la distancia por no poder brindar ni a mis padres ni a My Little Cherokee la oportunidad de vivir este milagro juntos, siempre dije que ella sería el mayor regalo que les puedo hacer como símbolo de agradecimiento por su amor y gran labor como padres. Pues no olvidemos que los abuelos son padres de padres, cuando marchamos a Estados Unidos mis padres se despidieron de su hija quien meses después sería madre de lo que más aman en el mundo.

Desde luego de jóvenes somos tozudos, hasta que no somos padres muchos de nosotros no nos damos cuenta de lo mucho que nos quieren y tristemente hay hijos que jamás se darán la oportunidad de sentir el amor desinteresado de una madre o de un padre por cabezonería o egoísmo. Por tanto: ¡Dejémonos de tonterías y aprovechemos esta vida que tenemos frente a nosotros para ser felices y aprovechar cada segundo como si fuese el último! No dejemos escapar el amor entre viejas rencillas absurdas, el amor todo lo puede y tiene la capacidad de cerrar y regenerar la piel tras cualquier tipo de herida.

Y tras esta perorata regreso al tema de hoy, cuando My Little Cherokee  nació fue el momento más feliz de nuestras vidas pero con una sombra agridulce que constataba que no todas las piezas del puzzle encajaban, nuestro día a día estaba incompleto, faltaban ellos. Por suerte mis padres  pudieron venir en agosto de 2015 cuando ella tenía 4 meses y tras un esfuerzo económico fui a Madrid cuando cumplió 9 meses de manera que conociera al abuelo que faltaba.

Hace 5 días que llegaron mis padres tras año y medio sin vernos, a sus casi 28 meses se reencontró con los abuelos y la conexión ha sido tan mágica que aprendes que el amor supera cualquier barrera,  al principio les llamaba Daddy y Mami, les miraba, sonreía, se dejaba coger de la manita, observamos que algo se encendió en su rostro, algo que jamás habíamos visto.Desde entonces nosotros como padres sentimos una paz inmensa, por fin el álbum de My Little Cherokee estará a un paso de completarse al 100%, no sabéis la rabia que me daba hacerle fotos desde que nació estando nosotros solos con ella. En 25 días regresaremos a Madrid de manera definitiva tras tres años en el extranjero, tiempo suficiente para reafirmar la importancia de la familia y en especial, la importancia de los abuelos en la vida de una personita que tiene todo un mundo nuevo por descubrir.

Los abuelos no son sólo experiencia o sabiduría, los abuelos son esos niños adultos que reciben el mayor regalo de sus vidas, que necesitan disfrutar día a día, el término abuelo o abuela es la recompensa a toda una vida llena de esfuerzo, duro trabajo y sacrificio. Al igual que debemos dejar a los niños ser niños, debemos dejar a los abuelos ser abuelos, ofrecerles el tiempo que deseen con nuestros mochuelos.

Desde luego no encontraremos mejores personas que los abuelos para que nuestros hijos aprendan la importancia del amor y de la familia. En su día nos regalaron la vida y ahora somos nosotros quienes les regalamos una nueva vida para recordarles que su amor jamás se extinguirá.

Yo tenía ocho años cuando mi abuela de Sevilla (así la llamaba yo pero su verdadero nombre era María) falleció. Recuerdo con dolor la noche del 8 al 9 de agosto de 1995 porque aprendí que no somos eternos por mucho que nos cuidemos, esa triste noche de martes que no pudo convertirse en un feliz miércoles para poder abrazarla de nuevo fue grabada en mi alma. En septiembre de 1995, en los primeros días de clase en el Vicente Aleixandre me senté en el recreo, sentí un gran peso que oprimía mi corazón, ese dolor se extendió  a mi brazo izquierdo y escribí los primeros versos sin saber que existía algo llamado Poesía:

“Yo quería a mi abuela

pero el mal se la llevó,

cuando pienso en ella

me acuerdo de su voz.

Hoy los naranjos andaluces

se quedaron sin flor.

Yo quería a mi abuela

pero el mal se la llevó

la tierra sin estrellas

mira al cielo que cubre

con lágrimas mi rota

voz.”

1

En ese diario de Pocahontas siguen escritos estos versos impregnados de la humildad, bondad, belleza, sabiduría, elegancia de mi abuela María, desde ese día no dejé de escribir poesía como manera de aferrarme a su recuerdo.

Te deseo querida hija que cada vez que veas y recuerdes a tus abuelos sientas el mismo amor y la misma admiración que siento yo por mis abuelos, en especial a la abuela María  quien dejó demasiado pronto la tierra para ser nuestro ángel custodio.

3

 

“No debemos permitir que alguien se aleje de nuestra presencia sin sentirse mejor y más feliz.”

Madre Teresa de Calcuta

Anuncios

2 Replies to “ODA A LOS ABUELOS”

  1. Me he criado sin abuelos. La única abuela que conocí se llamaba María y yo tenía 9 años cuando falleció. Me has emocionado muchísimo cariño. Cada día disfruto más leyéndote

    Me gusta

  2. Qué bonito y qué gran verdad lo que dices de dejar a los abuelos ser abuelos y disfrutar de sus nietos como deseen. Siempre me ha dolido ver a algunos padres que dejan a sus hijos con los abuelos y un manual de instrucciones que deben seguir a rajatabla si no quieren tener problemas… No! Para educar, enseñar y rectificar estamos los padres, los abuelos están para mimar, cuidar y agasajar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s