BENDITA PACIENCIA

 

“La paciencia y la perseverancia tienen un efecto mágico ante el cual las dificultades y los obstáculos desaparecen.” John Quincy Adams

5

Si algo me ha costado y a veces me cuesta es la paciencia, el contar hasta 10 pero sinceramente la mayor prueba la pasé durante el embarazo, para las que somos impacientes el embarazo es todo un reto.

Desde luego 40 semanas sin ver el rostro de esa personita que amarás incondicionalmente el resto de tu vida se hace pesado, la mayor parte de mujeres disfrutan de esta etapa al máximo pero en mi caso fue un suplicio tanto por el peso como por la impaciencia, cada día que pasaba era un día menos pero el tercer trimestre fue una montaña rusa.

8

Ahora que my Little Cherokee tiene dos años y medio es fundamental que sentemos las bases de una buena educación donde el amor sea el principio motor y engranaje del resto de valores que logremos inculcarle. Lo que he descubierto es que al no tener noción del tiempo resulta difícil enseñar que ha de esperar, ella solo entiende del “aquí y ahora”, por tanto, esta etapa es crucial, creo firmemente que si marcamos pequeños objetivos ella comprenderá que la vida es una eterna espera que debemos manejar de la mejor manera posible sabiendo que los frutos del esfuerzo sabrán a gloria.

Para los que somos padres primerizos debemos respirar y armarnos de absoluta calma para soportar esas rabietas, llantos sin sentido, berrinches, etc. Debemos luchar por no perder la paciencia y no caer en ese azote mítico en el pañal, para ello, es fundamental que ambos padres estén de acuerdo en la clase y modo de enseñanza, no olvidemos que somos su primera escuela.

Cuanto más tranquilos seamos mayor tranquilidad le transmitiremos, luchemos para que los pequeños de la casa no vean o sientan el nerviosismo de los mayores, cada vez tengo más claro que una rutina diaria cura muchos males y que el descanso es el mejor alimento del cerebro. Ellos son esponjitas que observan y copian todo, si te escuchan hablando en un tono normal, si te ven que haces las cosas con tranquilidad ellos harán lo mismo.

Pero esto suena muy bonito y no es la panacea, desde que nació la hemos acostumbrado a ir con nosotros a todos los lugares y la verdad que es lo mejor, aprenden poco a poco a comportarse, my Little Cherokee disfruta de los sitios, pero últimamente está en la fase twonager donde esperar no es lo suyo, te das cuenta de que están creciendo porque cuando hacéis la compra ya no sirve el darle artículos para que se entretengan, ahora han entrado en la fase del “no”, lloriqueos,  no quieren estar sentados en el carro, desean correr por los pasillos  y liarla parda. Al mismo tiempo deseas correr tú y hacerte el sueco al estilo “conmigo no va la historia” ya que te sientes mala madre o mal padre y notas cada mirada inquisidora.

2

Si estás con conocidos tratarás de justificarte con “no ha descansado”, “tiene sueño”, “está con los dientes”.., pero no nos engañemos, asumamos que están creciendo, esto es una fase donde ellos saben que pueden lograr cuanto quieren con berrinches, no debemos ceder ante ello, debemos enseñarles a pedir las cosas con calma, a comunicarse, a estar sentados cuando deban estarlo…  Asumamos que ya no son recién nacidos, no debemos justificar el mal comportamiento, cuando trabajaba en tienda entraban madres con niños que cogían todo y llegaban a romper cosas, para mi sorpresa las madres ponían cara de circunstancia y se iban tan panchas del establecimiento.

Cuando vayamos a un supermercado es vital entretenerles para que aguanten sentados, jugar con ellos con cosas tan simples como señalar los colores u objetos que vamos viendo, cantar canciones (aunque parezcas la loca de los gatos), fundamental llevar snacks, nosotros solemos ir a comprar por la tarde  y cierto es que ya está cansada de todo el día, por tanto, si lleváis zumo, fruta o algo que les guste  será más fácil hacer la compra sin estresarse.

3

Eso sí, no es cuestión de atiborrarles para poder estar tranquilos,  debemos exprimir cada recurso que tengamos y solo recurrir a los snacks como SOS, de manera que de mayores no vean la comida como vía de escape en situaciones de estrés.

EL peor momento cuando uno hace la compra es la espera en caja, debemos respirar  y vestirnos con la mayor paciencia posible, piensa que estás a nada de acabar y que en breve llegarás a casa  (aunque a veces no sabe una lo que es peor o aguantar los berrinches o llegar a casa y tener que colocar todo, ducha, cena, meterles en la cama).

Los temidos momentos de espera son parte del aprendizaje, lo mejor es jugar con ellos, enseñarles un libro, hablarles, por ejemplo, a my Little Cherokee le encanta contar números, así que si tenemos que contar hasta 20 no queda otra pero no olvidemos, todo esto con el más puro amor, ya que es el único lenguaje que entienden.

Me horroriza los padres que hablan con desdén, asco, rabia a sus hijos pequeños o grandes, si estamos agotados no paguemos con ellos nuestras frustraciones, por tanto, otro consejo es ir a la compra con las ideas claras de lo que necesitamos para ir a tiro hecho e ir a comprar en un horario donde no estemos agotados y cambiarles el pañalantes de empezar ha hacer la compra.

6

“Si he hecho descubrimientos invaluables ha sido más por tener paciencia que cualquier otro talento.”

Isaac Newton

No os corteis en compartir vuestros  consejos y trucos!

 

 

Anuncios

6 Replies to “BENDITA PACIENCIA”

  1. Ohhh qué buen texto Rocío. Un psicólogo no lo hubiera expresado mejor.

    Lo mejor en la etapa del “no” es ser conscientes de que es hito del desarrollo muy importante, que si no se presentara sería muy mala señal a nivel de desarrollo y que pasará.

    Yo creo que la actitud que tienes es la adecuada. Recuerdo cuando mis padres nos llevaban a misa con cuadernos de colorear y éramos las únicas que estábamos quietas. Muchos padres olvidan que los niños no son adultos y no se les puede pedir que comprendan cosas que para nosotros son básicas.

    Ahora es un buen momento para que empecéis a ponerle normas para que las vaya interiorizando. Ejemplo: si no gritas en el supermercado, al llegar a casa jugaremos a “x”, pero si te portas mal no. Así empiezan a aprender que toda acción tiene consecuencias y que algunas son inmediatas pero otras serán a la media hora, así entienden el concepto de la espera y la tolerancia a la frustración.

    Y aunque cueste…. ya sabes, cuando reclama atención de modos que no te gusten, simplemente no se la prestes. Un niño se ve reforzado hasta por un grito, lo consideran atención. Pero si sencillamente no le das ningún refuerzo, la conducta desaparece por sí sola.

    Hala, esos son los tips. No como mamá aún, pero sí como psicóloga y así enseño a los papis en los coles 🙂

    Me gusta

  2. Muy buen tema! Nosotros hemos vivido recientemente etapa “estoy en el súper, voy a dar gritos para que me haga caso hasta el de la charcutería” jajaja Realmente hay momentos en los que la paciencia llega al límite y ser padres nos obliga a desarrollarla como nunca antes.

    Le gusta a 1 persona

  3. Totalmente de acuerdo. A veces hay que respirar muy hondo porque la paciencia se agota pero tienes mucha razón al decir que no hemos de perder los nervios porque se los transmitimos. A Daniela lo que le encanta es participar así que desde muy pequeña ella me ayuda en todo y eso además dd hacerle responsable le hace sentir importante y sabe muy bien también que con rabietas y malas maneras siempre tiene las de perder. Es duro pero el mantenerme en mi sitio va a hacer de ella una persona capaz de gestionar sus frustraciones y una persona seguramente más feliz 😘😘😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s