Tu llegada

¡Qué pequeñas son mis manos en relación con todo lo que la vida ha querido darme! Ramón J. Sender

1
NUESTRO SUEñO HECHO REALIDAD

Hace demasiado tiempo que no escribo, puede que fuese por ese bloqueo post parto que ha durado cerca de dos años ó puede que mis manos se sintieran tan diminutas como la primera vez que escuchamos tus latidos. Esa sensación estremecedora que te hace sentir tan pequeña y tan grande a la vez, esa felicidad desconocida que se apodera de todos tus sentidos curando de golpe cada herida, cada inseguridad, cada miedo.

Es increíble como algo tan pequeño es convertido con tan solo un latido en la banda sonora de tu vida (y no lo digo por los llantos, je je je) sino por cada silencio en el que escuchas su respiración, sus dulces movimientos, su tierno hipo…

AIS! ¿Qué tendrá la maternidad (paternidad) que tanto engancha?

2
12 de abril de 2015 SEMANA 39

Terminaba de subir esta foto a Instagram (@pumukibrassmonkey) cuando sentí delgados riachuelos cayendo (cosa que no me asustó ni dolió) justo cumplíamos 39 semanas juntas. Rápidamente llamé a Guille (mi marido) ya que al ser veterinario creo firmemente en su criterio.

Todo parecía tan indoloro y normal que fui a la nevera a por agua, para mi sorpresa:

” ¡Guillermo! La nevera se ha roto!”

Imaginad a una mujer embarazada viviendo en Estados Unidos, sin familiares cercanos, amigos… ¡UNA LOCURA!

Para locura la mía, al no sentir dolor convencí a mi marido para buscar una nevera (ya que estaba llena en caso de parto) y así fue, una vez subidos en nuestro Jeep Patriot bautizado como “Honey Moon” fuimos a BJ’S y finalmente encontramos la nevera perfecta en Lowes.

Al ser domingo no había servicio a domicilio, por tanto, “Honey Moon” era el mejor candidato para llevar la nevera a casa. Recuerdo que le dije a Guille: “No te preocupes, estoy bien, no siento nada.” Y, era verdad, cero molestias, me sentía como Concha Velasco en el anuncio de Indasec ya que llevaba ropa interior (por así llamarlo) deshechable.

Tras 10 minutos en coche llegamos a casa y escaleras arriba, tengo ciertas lagunas ya que estaría tan y tan nerviosa que perdí la noción del tiempo; eso sí, la casa quedó reluciente y salvamos nuestros alimentos.

Decidimos llamar al hospital y una mujer nos dijo que debíamos acudir cuanto antes ya que habían pasado bastantes horas desde la rotura de bolsa. Llegamos a nuestro hospital Cape Fear ( “Cabo del miedo” desde luego que si, la que nos esperaba era menuda!) situado en Fayetteville NC. Allí nos sentaron para firmar papeles, recuerdo que me indignó ya que mi estatus de mujer parturienta fue convertido en estatus de clienta que ha de dar sus datos para poder pasarle la factura.

Tras muchas horas finalmente tuve un parto no respetado que culminó en la temida cesárea, por tanto, mi parto soñado salió por la puerta de atrás, con la cabeza bien agachada y el alma aturdida.

Recuerdo perfectamente que gritaba “mamá “, desde luego es de los momentos que más valoras a tu madre pero bueno más adelante contaré todo de manera más detallada.

No se cuantas horas pasaron cuando te conocí pero lo que si recuerdo fue una paz interior tan grande que mi mundo fue convertido en universo.

No lloré, eso si recé dando gracias pues tras tantas horas de parto las dos estábamos bien.

Desde luego, como bien dijo John Lennon:

“La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”

5
13 de abril de 2016

FELICIDADES MY LITTLE CHEROKEE

“HAZ DE TU VIDA UN SUEñO Y DE TUS SUEñOS UNA REALIDAD” Mamá

Anuncios

2 Replies to “Tu llegada”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s